Talleres de Patinaje en Nueva York

by

Llevo soñando desde hace casi dos décadas con patinar y dar clases en Central Park. Por fin este fin de semana se hizo realidad.

Mis andanzas en Nueva York comenzaron el jueves con una ruta de calle de 17 millas a dúo con Sonic Arnav, uno de los patinadores neoyorkinos más activos y con más talento recientemente graduado como Instructor Certificado. Me mostró todo lo que hay que ver en NYC, y no hay mejor forma de conocer una ciudad que hacerlo patinando detrás de un patinador local.

El sábado tuve un día repleto de clases. Frenos y Patinaje de Espaldas. Al comienzo de la clase de frenos, el suelo estaba húmedo, y esto facilitó el aprendizaje de: el Freno en Cuña, el Powerslide hacia Delante y el Freno en T. Después con el suelo seco hicimos Frenos con Giro. Vinieron alumnos de sitios tan lejanos como Washington DC y Philadelphia, y por supuesto de toda NYC. Siempre me entusiasma conocer nuevos alumnos (que a menudo ya he “conocido” online) y juntarlos con gente que ya conocía de antes. El mundo del patinaje está lleno de gente maravillosa.

6 de nosotros hicimos una mini ruta a la hora de la comida hasta un restaurante vegano que fue sencillamente delicioso. ¡La primera vez para muchos de esos patinadores! Yo no soy vegana pero Maureen de DC sí lo es, y yo quería probarlo, ya que es muy habitual por aquí.

Por la tarde estuvimos afianzando los conceptos básicos del patinaje de espaldas, y aprendimos cuatro métodos de impulso y cuatro posiciones difíciles seguidas de transiciones y combinaciones. Me quedé impresionada con el nivel de aprovechamiento. ¡Aprendían muy rápido!

El sábado finalizó con una improvisada ruta nocturna hacia el metro en busca de rosquillas veganas. Fue súper divertido patinar por NY.

El domingo comenzó húmedo, oscuro y triste (misteriosamente parecido a Londres) pero después de posponer dos horas la hora de comienzo, nos encontramos por la tarde con un sol maravilloso durante nuestra clase de velocidad. Me encanta enseñar a mis alumnos a: patinar rápido, ser más eficientes y darse cuenta de en qué punto se encuentra en la actualidad su zancada o impulso (se confirma que el 95% de TODOS los patinadores comete un error muy básico cuando patina rápido). Ahora todos los componentes del grupo saben cómo arreglar y entrenar para erradicar este problema.

Estoy utilizando todas mis clases de velocidad para comprobar mis teorías y ejercicios de progresiones, que serán publicados a lo largo de este año en una serie de Manuales de Entrenamiento Electrónicos. Creo que a mis alumnos les ha gustado el proceso. Pude ver mejoría en cuestión de sólo unas horas. Imagínate después de unas semanas de aplicar todo esto…

Ahora estoy deseando que llegue el miércoles para hacer la famosa Ruta Nocturna por Nueva York. Esta emocionante ruta final hará que mi viaje sea totalmente perfecto.

Si alguna vez vienes a Nueva York, ¡¡TRAE tus patines!!

Leave a Reply